lunes, 11 de enero de 2021

Sociedad de Tasación: la posibilidad de comprar una casa mejora ligeramente en plena pandemia

El Índice de Accesibilidad de la tasadora registra su mejor dato a cierre de año de los últimos cuatro años

FUENTE: IDEALISTA NEWS (https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2021/01/08/788512-sociedad-de-tasacion-la-posibilidad-de-comprar-una-casa-mejora-ligeramente-en-plena) Consultado: 11 de enero de 2021.

El Índice de Accesibilidad de ST-Sociedad de Tasación analiza la posibilidad de adquisición de una vivienda de características estándar a partir de la capacidad de endeudamiento de la renta media de los ciudadanos empleados. Al cierre del cuarto trimestre de 2020, este indicador se ha situado en 110, con una mejora de cinco puntos con respecto al dato de hace un año. “La media nacional se sitúa por encima del nivel salarial mínimo para la adquisición de una vivienda tipo en España”, destacan desde la tasadora.

La evolución positiva de este índice está condicionada por el descenso de los tipos de interés como el euríbor (-0,359% en el informe anterior, y -0,481% en el actual), así como por la evolución de los precios de venta de la vivienda usada, lo que supone una ligera mejora de la capacidad de adquisición de los ciudadanos. “Hay que tener en cuenta que todavía no se dispone de información oficial sobre el salario medio en la época poscovid, por lo que por ahora se utilizan datos de ingresos medios anteriores a la crisis sanitaria”, aclaran desde ST.

Todas las regiones mejoran sus datos de niveles de capacidad en la compra de una vivienda a cierre de 2020, frente al mismo periodo de 2019. No obstante, al igual que en trimestres anteriores, este indicador sigue por debajo de los 100 puntos en tres regiones importantes para el sector inmobiliario español como Baleares (50), Madrid (93) y Cataluña (95), con un índice de accesibilidad por debajo de 100, que determina el equilibrio entre el precio medio de la vivienda y la capacidad de endeudamiento adecuada para la adquisición de la misma.

La Rioja (181) se coloca como la región con el mejor índice de accesibilidad entre las comunidades autónomas, seguido por Murcia (175) y Extremadura (152). Para realizar el análisis, ST ha tomado como referencia el tipo de interés IRPH que se encontraba en el 1,66%, con un plazo de amortización de la hipoteca de 30 años.

Así afronta la vivienda nueva el arranque de 2021

La vivienda nueva en edificio en el en el conjunto de las capitales de provincia se ha situado en 2.476 euros/m2 construido en diciembre de 2020, lo que supone un coste de unos 222.840 euros para una vivienda de tipo medio de 90 m2. El precio medio en el conjunto de las capitales de provincia ha aumentado un 0,9% interanual, y de un 0,2% intersemestral.

“Desde 2018 se aprecia una tendencia progresiva a la moderación en el crecimiento de los precios, crecimiento que se inició en el año 2015. En la actualidad, las variaciones experimentadas durante este segundo semestre de 2020 son en todos los casos muy cercanas al 0%, en una horquilla de entre +0,4% y -0,4% de julio a diciembre, y entre 0% y +1,4% desde enero. El análisis de la evolución de precios durante los tres últimos años ya apuntaba un acercamiento paulatino al final del ciclo expansivo del mercado residencial”, destaca en su análisis Sociedad de Tasación.

Para ST, el mercado de vivienda nueva ha demostrado una notable solidez y resiliencia ante la situación económica derivada de la crisis sanitaria y entre sus previsiones para 2021 destaca que “con la vacunación masiva de la población se reduzca la incertidumbre sobre la evolución de la economía en general, y particularmente sobre las economías familiares, que vayan recuperando progresivamente la confianza, con la consiguiente repercusión sobre el sector inmobiliario”.

Aún así, desde la tasadora no descartan que habrá que tener en cuenta no sólo las situaciones objetivas como el incremento del número de desempleados que pueda producirse, o la reducción de salarios y de ingresos, sino también factores más subjetivos que ya se observaron en la crisis financiera de 2008, como la retracción de la demanda a causa de la incertidumbre que se pudiese generar sobre las economías familiares.